¿Qué es?

BIComún es un acrónimo, suma de las siglas BIC y de Procomún:

BIC, Bien de Interés Cultural, hace referencia a una figura jurídica que aparece en las leyes de Patrimonio Histórico Español. Cuando un bien patrimonial es declarado BIC, adquiere la máxima categoría de protección en lo referido a su conservación. La declaración tiene lugar a través de un Real Decreto que surge de una decisión política. Como ciudadanos, tenemos derecho a solicitar abrir este proceso a la administración en cualquier caso en el que valoremos que un elemento patrimonial es merecedor de esta categoría. La legislación patrimonial en España, tiene una ley estatal y también leyes específicas de las comunidades autónomas, en donde las competencias están transferidas. La categoría BIC aparece en todas ellas, pero no otras categorías inferiores que habrán de revisarse para cada caso.”  

+

“Procomún se define como los bienes que pertenecen a todos, que heredamos, creamos conjuntamente y que queremos entregar a las generaciones futuras. El patrimonio, los bienes patrimoniales, forman parte de él y necesitan un modelo de gestión que nazca de la interacción de los miembros de la comunidad. Un concepto que a pesar de estar de actualidad, hace tiempo que existe.”

De la unión de estos conceptos y de la reivindicación de que deben ir unidos nace BIComún. Categoría mancomunada de protección patrimonial; una palabra liberada en la red por el colectivo Niquelarte para nombrar a aquellos elementos patrimoniales que se necesita y se decide conservar “entre todos”, un término que en palabras del investigador Antonio Lafuente define espacios de encuentro y fricción entre lo propúblico y lo procomún.

Inicialmente -año 2013-, fue un punto de partida para experimentar nuevos modos de gestión social del patrimonio, lugar en donde descubrir de qué se trata, qué características tiene y cómo activar esos procesos. Un experimento social que contaba con una galería fotográfica de bienes culturales de un territorio específico, dispuesta a interactuar con todo aquel que se acercase hasta ese punto a través de una técnica sencilla de diagnóstico colectivo. Con el paso del tiempo, el semillero BIComún fue sembrado por personas que comenzaron a plantarlo en sus pueblos, barrios y/o ciudades como respuesta a ¿quiéres plantar un BIComún? Las experiencias se sucedían en diversos contextos y al mismo tiempo, surgía la necesidad de aunar otras técnicas que permitiesen la interacción social entre vecinas y vecinos.

BIComún se compone de tres herramientas mancomunadas de protección patrimonial que conforman un espacio hospitalario -físico y digital- en el que coproducir entre todos un anarchivo de paisajes contenedor del procomún. ¿Te animas a coproducirlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *